Domaining europe

Primeras reflexiones para romper el hielo

Mi primer dominio lo registré en plena burbuja Internet, en el año 2000. En los portales de subastas genéricas aparecían infinidad de dominios a precios hoy en día escandalosos.

Por aquel entonces pocas empresas españolas ofrecían el servicio de registro de dominios, o por lo menos, en aquel incipiente descubrimiento por mi parte de Internet yo no las conocía.

En inglés conocía por un amigo al gigante Networks Solutions. En castellano no recuerdo como conocí a Nominalia, que me pareció una empresa seria. Fue en ésta en la que registré mis dos primeros dominios. ¿Precio? No lo recuerdo exactamente, pero con toda seguridad más de 10.000 pesetas anuales cada uno de ellos sin gestión de dns!!!, para lo que había que pagar algo más.

De aquellos dominios uno lo mantuve y el otro lo liberé. El primero lo vendí a una empresa homónima un par de años después (nada de ciberocupación). El segundo lo volví a registrar casi tres años después.

Hoy en día, cinco años después, que realmente no es mucho tiempo pero tal y como corren los desarrollos tecnológicos podría decirse que sí, ya existen empresas a decenas que ofrecen el servicio de registro de dominios. Los precios por el registro de dominios se han reducido significativamente. Los trámites se han simplificado, incluso para los territoriales. Algunos ya han visto como algunas empresas poco profesionales les han hecho perder involuntariamente sus dominios. Otros ya se han hecho millonarios por haber tenido en su momento la idea de registrar dominios como viajes.com o business.com Cada cual contará la historia como le haya venido.

Hoy en día, tras conocer varias empresas durante este tiempo, el que suscribe, la mayoría de sus dominios los tiene registrados en www.godaddy.com , mercantil estadounidense que ofrece un servicio muy completo y competitivo: cambio dns, redireccionamientos web y mail, modificación contactos, etc. incluidos en el precio, 7 euros aproximadamente anuales -los .com-.

En fin, resulta que hoy en día registrar dominios en Internet es accesible para la mayoría (menos para aquellos que dependiendo de donde hayan nacido, desgraciadamente, su capacidad económica no les permite ni siquiera soñar). No obstante, también es verdad que para la mayoría de personas es inaudito que alguien tenga un dominio aparentemente inactivo, pagando encima por ello. Pero menos aún que tenga una cartera de dominios. “¿Para qué?. No entiendo.”, es la típica respuesta. El tiempo dirá.

Please follow and like us:

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.