Brandsandomains

Otros apuntes sobre valoración de dominios

La valoración económica es una de las cuestiones quizá más debatida y controvertida en relación a los dominios de Internet.

Este asunto llama nuestra atención, por esto ya hemos escrito en ocasiones anteriores sobre ello.

Hace unos días se ha efectuado la venta del dominio On.com por $635,000. En 2005, entre otras llamativas operaciones, se cerró la venta de fish.com por más de un millón de dolares.

En blogdominios.com también hablamos en su momento sobre la venta del dominio sex.com por diez millones de dólares, hasta ahora la mayor cantidad conocida pagada en la historia de este incipiente mercado.

¿Cómo se valora un dominio de Internet? Con sus excepciones, de manera generalizada se están fijando una serie de criterios, que sumados en mayor o menor número, se tienen en cuenta a la hora de determinar el valor de un dominio de Internet, y que son, entre otros, los siguientes:

Nombres genéricos (ejemplo, fish.com ). Porque mejoran el tipeo directo, lo que no significa que se traduzca necesariamente en un PPC más óptimo que otros dominios menos genéricos.

Los dominios .com normalmente suelen considerarse de mayor valor que los .net y resto de dominios mundiales. El .com es el dominio de referencia mundial.

En Dnsystem estiman que un nombre en cualquiera de los dominios mundiales (.net, .info, etc) vale más que el mismo nombre en un dominio de un país específico (por ejemplo, el punto es). En relación a esto tengo mis sinceras dudas. Algunos inversores en nombres de dominios advierten que los punto es pueden llegar a tener más type-in, lo que no he contrastado.

Perspectivas y capacidad económica del sector. Aquí se refiere a que valdrá generalmente más el dominio coches.com que alpargatas.com, dado que el sector económico del automóvil es mucho más dinámico e importante que el otro. En relación a esta cuestión viene a colación el dominio sex.com, al que anteriormente hacíamos referencia. El sexo es uno de los sectores más desarrollados y consolidados de la Red y con mayores perspectivas de crecimiento, lo que indudablemente ha influido en la valoración de este dominio.

Idioma. Generalmente se suele dar mejor valoración a un dominio en inglés que a uno en castellano. En definitiva, se considera que cuanta mayor implantación tenga ese idioma, más valor tendría el dominio en cuestión, dado que su público objetivo es mayor. Tampoco cabe olvidar la importancia de los dominios multilingües.

Longitud de la palabra. Se suele dar mejor valoración a los dominios más cortos. De hecho, la mayoría de combinaciones posibles entre dos y tres letras están registradas y se cotizan bastante bien.

Utilidad para crear subdominios o combinaciones comerciales. Ejemplo, devalencia.com permite crear los subdominios fallas.devalencia.com, hoteles.devalencia.com, etc.

Influye generalmente de manera negativa en la valoración de un dominio la existencia de guiones u otros caracteres confusos. Por ejemplo, se considera mejor el dominio ciudadreal.com que ciudad-real.com.

En este mismo sentido, conforme a esta regla, sería preferible el dominio amados.com a ama2.com, ya que la confusión generada entre la dicción del mismo y la efectiva escritura de la dirección de destino puede generar la pérdida de visitantes en favor del primero que se considera en primera escritura más lógico normalmente.

No obstante, éste como el resto de criterios, tiene sus excepciones, lo que nos hace ver que NO estamos ante reglas irrefutables. Planteemos por ejemplo, el caso de la empresa española de telecomunicaciones Uni2, que tiene la marca Uni2 y el dominio Uni2.es

En base a estos y otros criterios, hay algunos sitios en los que se ofrece un sistema de valoración automática de dominios.

Si a modo de curiosidad queremos utilizar estos mecanismos on-line gratuitos de valoración, hay que ser estricto en la señalización de los criterios que van a ser tenidos en cuenta a la hora de realizar el cálculo y moderado en la consideración de los resultados.

Por otra parte, aclarar que los criterios anteriores (no están quizá todos los que son) no son más que meros criterios generales de valoración. Por tanto, como se ha introducido, caben multitud de excepciones.

Para determinar pues el punto inicial de la negociación en esta difícil tarea de la valoración de los dominios quizá lo más recomendable sea tener en cuenta los criterios fijados -con las puntualizaciones establecidas-, estudiar los precios pagados por dominios similares (lo que es sinceramente complejo) y solicitar una valoración a empresas como Sedo, cuyo resultado nos permitirá emprender el proceso desde un punto tal vez más objetivo, lejos de apasionamientos personales sobre nuestros dominios, cuyos precios (normalmente) sobreestimamos.

Esto anterior sin olvidar una obviedad: que lo más importante a la hora de llevar a buen término una venta es llegar a la cantidad óptima por la que alguien no sólo está dispuesto a vender, sino también, otro a comprar; y ello en base a criterios objetivos, pero también en base a otros subjetivos difícilmente catalogables. En este sentido, considero de nuevo el factor del coleccionismo, al que veo abocado este sector, tal y como ya he comentado en ocasiones anteriores.

Please follow and like us:

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies