Brandsandomains

Dominios post mortem I

Muchos domainers dedicamos muchas dosis de tiempo y recursos económicos a la creación y consolidación de una cartera de dominios.

No obstante, muchas veces, por desconocimiento o desinterés de nuestro entorno, los domainers desarrollamos nuestra actividad de forma aislada y desconocida por aquél.

Pero lo anterior puede ser contraproducente si en un momento determinado, y de forma inesperada, se produce la desaparición del titular de la cartera. Porque, ¿qué pasará con los dominios? Obviamente, si no se dice ni hace nada, se irán perdiendo poco a poco.

Sin perjuicio de otro tipo de cuestiones quizá más jurídicas que afectan a este asunto, aconsejo a todos los inversores de nombres de dominio, en primer lugar, que informen al menos a alguien de su entorno de la actividad que desarrolla, concienciando a grosso modo del aspecto económico que representa la cartera y de la manera por la que funciona el registro de dominios (renovaciones…). Lo primero para advertir del caracter económico-patrimonial del domaining y lo segundo, para que no confíen en la conservación de la cartera sin mas.

Así mismo, se hace conveniente que el domainer ponga a recaudo de una persona de su estricta confianza, si no un listado que se vaya actualizando de los nombres de dominio que configuran la cartera (lo que quizá no es práctico), al menos los nombres de las empresas en las que registra los dominios, usuarios y contraseñas. Tampoco está de más apuntar en ese mismo documento el email y claves del contacto administrativo que se utiliza.

No obsta advertir que cada vez que se realice una modificación de los datos anteriores deben comunicarse para que sean modificados.

En caso de que exista alguna persona de referencia cercana que domine esta materia, procedería indicarlo, para que si se produjera la no deseable circunstancia, fuera la que se encargue al menos de mantener a buen recaudo la cartera durante el proceso de adjudicación de la herencia, y siempre bajo la supervisión de las personas que conforme a Derecho tienen esta función. En cualquier caso, este cometido también se podría encargar a una empresa especializada.

Entiendo que se trata de un consejo sencillo y aparentemente absurdo, pero es realmente importante y efectivo para evitar que se esfumen injustamente estos activos por falta de previsión.

Esta misma actuación conviene llevarla a cabo en empresas donde sólo una persona se encargue de esta actividad.

Javier de domisfera.com abordaba hace unos meses este asunto desde el punto de vista del procedimiento a seguir para el cambio de titular en estos casos de los punto es.

Please follow and like us:

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies