Brandsandomains

¿Intermediarios que compran dominios?

Es un secreto a voces. Se dice que existen empresas de intermediación en la compraventa de nombres de dominio que pudieran tener presuntamente otras empresas vinculadas, a través de las que adquieren para sí nombres de dominio o carteras completas de éstos, incluso mediante sus propias plataformas.

Llama la atención que algunas de estas empresas subsidiarias que invierten en colecciones de dominios, tienen su sede en ciudades de Suiza, desde donde de un tiempo a esta parte se está efectuando un gran número de compras de ejemplares .es mediante estas mismas plataformas. Quizá la elección de este país para la ubicación de sus sedes sociales no sea una cuestión baladí, atendiendo a su beneficioso tratamiento fiscal.

En el ámbito inmobiliario no es nuevo ni tampoco ilícito que los propios intermediarios participen, en ocasiones, directamente en operaciones de compraventa, por lo que tampoco sería de extrañar que esta misma estrategia se utilice en el ámbito de la inversión en nombres de dominio. Pero parece que hoy se hace esto en el sector de los dominios de una forma poco transparente y sin que se haga constar ante el cliente de forma expresa la doble pretensión del intermediario, lo que desvirtuaría su quizá necesaria objetividad.

Efectivamente, para muchas personas esta circunstancia podría cuanto menos significar una pérdida de credibilidad de estas intermediarias, ya que aunque los precios de las transacciones son siempre convenidos entre comprador y vendedor, se confía en las valoraciones o recomendaciones efectuadas por éstas a los propietarios, y ello a pesar de que quizá aquéllas van a ser parte directamente beneficiada a través de la compra. También porque estas mercantiles tienen suficiente cuota de mercado e inicial influencia sobre los potenciales vendedores, como para marcar los precios mínimos en subastas de ejemplares u operaciones similares, en las que quizá con posterioridad intervengan.

Pero además, entre otras cuestiones, conviene tener en cuenta que gracias a su actividad intermediadora éstas disponen de información de primera mano acerca de tendencias, propietarios y ejemplares, que deseamos no estén utilizando para su propio provecho más allá de su actividad intermediaria, que es para lo que de buena fe se les ha facilitado.

NOTA: No nos referimos a los efectos de esta reflexión a ninguna empresa o empresas en concreto. Tampoco, por supuesto, a todas, ya que son muchas las que actúan con sujección a rigurosos patrones éticos. Por poco que se investigue en la Red cada cual puede encontrar, en su caso, los protagonistas de esta historia. Queda dicho.

Please follow and like us:

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies