Domaining europe

Domainers silenciosos

Como en cualquier otro ámbito, en el domaining intervienen infinidad de agentes con características y condicionantes personales diferentes, lo que deriva en una amplitud diversa de perfiles, enfoques y estrategias comerciales, no necesariamente mejores unas que otras.

Muchas veces la Historia es escrita por personas que tienen cierta repercusión pública, pero es dictada por otras con perfil discreto que actúan en sus ámbitos apartados de la esfera mediática.

En el ámbito empresarial tradicional tenemos infinidad de ejemplos, tales como Amancio Ortega, Enrique Bañuelos y otros, que en su momento fueron capaces de armar impresionantes emporios lejos de los focos, ejerciendo la discreción con naturalidad por convicción personal o adoptándola por pura estrategia en los momentos adecuados.

El sector del domaining no es ajeno a lo anterior. Un gran número de domainers han optado por desarrollar su actividad de forma discreta. Son aquellos que acumulan -a veces- centenares de dominios de gran calidad y ejercen su actividad sin la presión típica de quien adelanta la jugada frente a los demás antes de concluirla o soporta, en ocasiones, el efecto llamada que su participación produce en las operaciones en las que interviene, incluso también cuando quizá no le conviene.

Casualmente, el próximo jueves sale a la venta el excelente nombre de dominio diamantes.com , tal y como se ha publicado en gran parte de medios relacionados durante los últimos días. Según el whois público , este dominio es titularidad de Movie Name Company S.L, que lo adquirió hace unos meses.

diamantes.com

La subasta del indicado ejemplar, que ha causado gran expectación, considerando el precio de la reserva anunciado (entre 200.000 y 400.000 euros) y la impresionante cifra a la que parece que llegó su versión singular en lengua inglesa (7,5 millones de dólares), ha hecho que muchos pretendamos indagar en la desconocida trayectoria de sus pioneros propietarios, quienes atesoran desde hace años otros dominios de perfil alto tales como videojuegos.com y musica.com.

Pero son muchos y muchas los que como en el anterior caso, están en boca de todos pero de los que pocos pueden anticipar su próximo movimiento. Son los que, aunque la colectividad pierda el conocimiento de su amplia experiencia, huyen de la foto; son los domainers silenciosos.

Please follow and like us:

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.